Comienzos de la Sociedad Venezolana de Ecología (SVE)

Comienzos de la Sociedad Venezolana de Ecología (SVE)

Relato escrito por el Profesor Zdravko Baruch

Doctor en Ecología y Ecofisiología de plantas.
Especialista en Análisis de Vegetación, Biología de especies exóticas invasoras y Ecología de Sabanas
Profesor universitario (University of Adelaide, Universidad Simón Bolívar)con más de 40 años de experiencia en docencia e investigación.


“Lo que sigue es mi versión sobre la fundación y los primeros años de la SVE teniendo en cuenta que algunos actos y decisiones importantes asi como el nombre de colegas y colaboradores se me olvidaron. Me disculpo de antemano.
A mediados de los años 80, varios profesores de la USB, entre ellos Antonio Vivas (qepd) y Roger Carrillo, pensamos que era buena idea tener una sociedad que agrupe a quienes trabajamos en ecología y tenemos intereses comunes y opiniones semejantes en cuanto al manejo del ambiente y sus recursos. Luego, convocamos a colegas, mayormente de la UCV. Alli se unieron Claudia Cressa, Santiago Ramos y Jose Ochoa. Despues de varias reuniones preparatorias decidimos constituir la Sociedad. La Consultoría Jurídica de la USB nos ayudó redactando el Acta correspondiente que fue debidamente registrada. Con la misma, solicitamos el RIF y abrimos una cuenta de ahorros en el Banco Mercantil. Cada uno de nosotros invitó a los colegas de nuestras y otras instituciones a inscribirse.
El primer objetivo fue crear la revista cientifica. Haciendo un “brainstorming” colectivo, la llamamos Ecotrópicos. Claudia fue la primera editora de la revista y Roger se encargó de contactarnos con un levantador de texto e impresor. Su imprenta quedaba por El Rosal, me acuerdo ya que tuve que visitarlo muchas veces corrigiendo pruebas de galera. Nadie sabia como era el proceso asi que aprendimos practicando sobre la marcha. El primer número no quedo tan malo, creo. Solo que una de las páginas aparecio publicada ¡al revés!
Ya teniamos un numero considerable de colegas en la mayoría de las Universidades y en el IVIC. Nos repartiamos las revistas y cada uno las entregaba a mano a los suscriptores y recibía las cotizaciones. Para 1992 o 1993 el CONICIT nos otorgó un premio por la publicación pero no me acuerdo cuando empezó a subvencionarla.
Otra de las tareas de la Sociedad fue promocionar reuniones cientificas. El Primer Congreso Venezolano de Ecología se realizó en la USB que nos dio todo su apoyo. Organizarlo me toco básicamente a mi con la ayuda de José Gómez, egresado de la USB. Los programas y resumenes los fotocopiamos en mi laboratorio donde los engrapamos para luego repartirlos el dia del evento. Creo que fue un éxito. Lo hicimos en el recien inaugurado Conjunto de Auditorios usando las cuatro salas simultáneamente. Realmente, organizar y poner en marcha un evento de ese tipo es una experiencia única. Los estudiantes de Turismo y Hotelería del Núcleo del Litoral de la USB se encargaron de manejar toda la logística. Lo hicieron muy bien.
Tambien invitamos a cuatro conferencistas magistrales internacionales. Les pedimos que hablaran despacio para que su inglés fuera entendible a la mayoría. Al clausurar el Congreso se hizo una gran fiesta en la Casa del Profesor de la USB. Vinieron a amenizar los tambores de Naiguatá. Duró hasta la madrugada y hacia mediados de la misma tuvieron que hacer una colecta para comprar mas bebidas ya que se acabaron rápido (rasgo de buenos ecólogos!). Fue un gentío.
Es todo un logro que el Congreso bienal de la Sociedad se haya mantenido muy exitosamente por todos estos años”